}

miércoles, 10 de enero de 2018

EN CARDEL, LA GENTE DICE...

¡¡¡QUE NO LES ENGAÑEN!!!


FRANCISCO MEDINA PALMEROS

Si algún regidor de cualquiera de los 212 municipios veracruzanos le dice a usted que él es regidor de elección popular y que tiene fuero, párelo en seco, refútele, no es cierto, no tienen fuero y son ediles por representación proporcional, no de elección popular.

De elección popular solamente la fórmula Presidente Municipal-Síndico.

De ahí en fuera nada más falso que tal aseveración, ellos se colaron sin invertirle las grandes cantidades, algunos ni siquiera un centavo partido por mitad le metieron a las campañas de los hoy alcaldes en fórmula con sus Síndicos (as).

Están o llegaron ahí porque vieron la oportunidad de decir ¡De aquí soy!, y se anotaron con el objeto de ver si era cola y pegaba, le apostaron a la suerte pues. Así que bájelos de esa nube y que no los engañen.

Nadie votó por ellos, la gente votó por quienes iban para alcaldes, abanderados en los diferentes partidos políticos, y como no ganaron los candidatos a Presidentes Municipales, ellos así fue como se colaron a la nómina municipal, por representación proporcional, no por elección popular.

Lo anterior porque a poco más de una semana en funciones, ya más de dos personas nos han dicho en los corrillos de las casas municipales (que no palacios porque ahí ni está el Rey ni hay príncipes ni reinas, son simples servidores públicos, todos incluidos alcaldes y síndicos) que algún regidor (a) les ha dicho eso, que son regidores de elección popular y eso es falso.

Los regidores de representación proporcional son parte del ayuntamiento, del que usted quiera amable lector; vigilantes de que las comisiones asignadas se desarrollen como debe de ser por parte del personal que a bien haya tenido designar el alcalde, porque se lo faculta la ley. Gestores de igual manera, siempre pensando en el beneficio del municipio en lo general.

Ciertamente, si los regidores quieren enaltecer el cargo y ser más que dignos como personas y servidores públicos, deberán fijar muy bien su posición de que no son empleados del alcalde en turno, y si así lo quieren ellos porque se presten a las pillerías del alcalde y su pandilla más cercana, salpicándolos de chanchullos, cochupos o merengue del pastelote, pues que se atengan a que el alcalde a la vez que los chocholee para hacerlos creer que son los más chulos y que están bien bonitos.

Igual si ese tipo de regidores agachones quieren ser y a la vez pasar al basurero de la historia porque están a la espera de que el alcalde en turno se bañe bajo la regadera y los salpique a más no poder, pues que se atengan a los regaños hasta en público del mandamás en el ayuntamiento, a que los ridiculice, les grite, les manotee en la mesa y casi casi los ponga a lamerle la suela de sus zapatos como tienen por costumbre hacerlo algunos empleados de confianza, de esos de tercera, cuarta o quinta categoría.

Debo aclarar que una cosa es que colaboren con sus compañeros ediles por el bienestar de la población en su conjunto, y otra muy diferente será el subordinarse. Teniendo en cuenta siempre, durante los venideros 4 años que ellos son empleados del pueblo, no del alcalde, pues éste igualmente vivirá y comerá bien de los impuestos del pueblo, así que no le anden haciendo ni al ensarapado ni al mago.

Ejercer con decoro el cargo de regidor los hará dignos como seres humanos y buen ejemplo de sus familiares, caso contrario, la conciencia los irá aniquilando paulatinamente.

URSULO GALVÁN, VER.

A nadie, absolutamente a nadie se le puede desear la muerte nada más porque sí. Comentan galvanenses que lo más saludable sería para el señor Enrique Benítez Ávila que renunciara al cargo de Presidente Municipal Constitucional porque ya le fue tomada la protesta, toda vez que requiere de un total reposo y no calentamientos de cabeza que le lleven a un estrés más agudo.

Que el cabildo en pleno determine asignarle un extraordinario sueldo por los 4 años venideros y que él se vaya a casita a descansar y a atenderse como debe de ser, toda vez que la salud es lo primero y con ésta no se juega. Dicho esto porque dudan galvanenses que ahora que se recupere un poco y vaya a la silla municipal aguante tanta presión, de toda índole.

Es por ello que piden la intervención de la H. Legislatura del Estado para que intervenga al respecto y llame al suplente a cubrir tan mayúscula responsabilidad, que no es desde luego nada más de “enchílame una gorda”. Y es que, no puede avanzar un pueblo así, hay muchísimas necesidades que tienen que atenderse y con un alcalde encamado, hospitalizado, nada más no.

A don Enrique Benítez Ávila le deseamos su pronta recuperación, que la salud vuelva a su anatomía, pero dicho con todo respeto, más digno y decoroso sería pedir licencia al Congreso del Estado, solicitar un permiso para ausentarse del cargo de alcalde que le fue conferido por el pueblo, dando paso así al progreso y no al estancamiento de un municipio que trajo en los últimos 4 años un dinamismo enorme, y que hoy, lamentablemente se ve detenido.

El cuerpo edilicio, a decir de los galvanenses, deberá sesionar de manera extraordinaria y solicitar la intervención de la Cámara de Diputados en Veracruz a fin de solucionar algo que no se imaginó. Insisto, la gente dice que don Enrique podrá ser muy bueno y tener la mejor de las intenciones, pero así no, enfermo no.

Un alcalde requiere de ir, venir, subir, bajar, estar aquí, allá, acullá; un Presidente Municipal no podría solamente despachar, atender o atenerse al presupuesto asignado. No, jamás; un alcalde necesita gestionar, tocar puertas y presionar de ser posible para conseguir el bienestar del electorado en general, de un pueblo.

Urge que al señor se le atienda en los mejores hospitales y con los mejores médicos especialistas, ya después que se reincorpore si es posible; más si por prescripción o recomendación médica es olvidarse de tal responsabilidad o confianza depositada, pues la salud es lo primero porque vida solo hay una.

Repetimos, nadie quiere que se muera el señor, al contrario, rogamos a Dios por su sanidad. Pero él debe poner mucho de su parte, razonar, reflexionar y decidir para que los galvanenses continúen por la senda del desarrollo y progreso, que es a final de cuentas lo que don Enrique prometió en campaña.

LA ÑAPA.- Señores alcaldes, obliguen a que trabajen todos sus empleados flojos que se la pasan chacoteando en las casas municipales. No es posible que ya estén mamando con nuestros impuestos y no devenguen nada; de 9 a 3 ó 4 de la tarde se la pasan en la baba, en el chisme, jugando naipes en las computadoras. No hacen nada, son una vergüenza, pónganlos a barrer aunque sea los pasillos del inmueble, canchas, parques o lavar los cagaderos, pero que hagan algo. Y si no me creen, caminen por las oficinas y se darán cuenta que es muy cierto lo aquí escrito.

Y RECUERDEN: “El que no quiera ver visiones, que no salga de noche. Y al que le pique que se rasque; y al que le arda, que se sople. Escrito y publicado está”.